Seis Días, Seis

Me quedan 6 días, 144 horas, 8640 minutos y unos 518300 segundos para examinarme y ser libre.

¿Qué si estoy nerviosa? Estoy que me subo por las paredes... y ya estoy prácticamente segura de que tengo una bonita úlcera péptica. Para mejorar el asunto, la pesada de mi vecina, que debe tener una edad mental de 12 años, no ha parado en tol puñetero fin de semana de poner el disco de la Hannah Montana esa de las narices a toda hostia... una y otra vez, una y otra vez, una y otra vez... que mientras estaba recogiendo las cosas de la cena me he descubierto tarareando la de Best Of Both Worlds (que es la única que se sabe y la canta a pleno pulmón, of course) y casi me da un chungo.

Ara que mañana se va a enterar, vaya. A cada rato que tenga libre y que no esté en mi habitación, le voy a poner yo también a toda leche a Joselito cantando Campanera. Y la de Doce Cascabeles, que también me la sé y se la puedo berrear. Y como me levante con el pie izquierdo, que se prepare, que se va a pasar toda la tarde escuchando el Pavo Real de El Puma. Y buenooo, que no se le ocurra intentar contraatacarme, que enseguida le monto una lista de reproducción especial con mis Marchas Favoritas para Cornetas y Tambores de Semana Santa que se va a estar acordando de mi hasta que se le atrofien los ovarios...

Argggh, que asco de gente... Menos mal que he encontrado un nuevo método para aliviar el estrés, que creo yo que me va a funcionar:




Ahora solo necesito una impresora y una superficie dura que no tenga gotelé...
2 Responses
  1. Lo único malo de ese método antistress son los efectos secundarios: 50.000 neuronas menos por cada uso de kit...es como para pensarselo.
    Y tú, trankilica y suerte!


  2. Pues si, tiene ud razon... 50.000 neuronas menos y un antiestetico chichon en toda la frente.

    Muchas thank-yous