Från Sverige med kärlek (II)

Otra vez se me ha vuelto a olvidar que tengo un blog. Podría alegar un "bloqueo de escritor" para intentar justificarlo, pero sería absurdo. ¿A quién pretendo engañar? La pereza me puede. Al final va a ser cierto eso de la inconsistencia de las personas creativas, siempre y cuando entendendamos mi "creatividad" como gandulería pura y dura, claro.

El caso es que tengo un post preparado desde principio de verano al que sólo le faltaba la entradilla, y creo que ya va siendo hora de terminarlo y publicarlo. Es uno de esos de cosas curiosillas vistas por ahí estando de viaje. En esta ocasión mi cámara no me ha dejado tirada y por fín tengo foticos de Suecia.

Así que sin más dilación ni pajas mentales les dejo con un pequeño resumen de mi segunda visita a tierras escandinavas:

- Merchandising extremo:


Si, es una balleta de la boda de la princesa Victoria con Daniel Westling. Y si, cuesta casi 5 euros. No alcanzo a comprender por qué nadie querría llevarse eso como recuerdo. Lo peor de todo es que esto no es lo más bizarro que ví: bombones, sábanas, sidra, fuentecillas eléctricas, juegos de café... millones de tonterías abarrotando las tiendas de souvenirs. Y postales, muchas postales, como ésta que les cayó a mis padres:


Preciosa, ¿verdad? La boda del siglo para los suecos. Una heredera al trono que se casa con su entrenador personal. Toda Estocolmo engalanada para la ocasión. ¿Un cuento de hadas moderno? No, un braguetazo en toda regla.


Pero no todo van a ser suecos complacientes. Después de todo, el Partido Pirata se creó en Suecia. Con este cartel estaba empapelada media Gamla Stan.

- A propósito de Gamla Stan (la Ciudad Vieja de Estocolmo), es importante no mezclar las sílabas y llamarla Slam Gatan, que viene a significar algo así como la calle de las alcantarillas o de los lodos. Yo lo hice y parece que a los suecos no les hizo mucha gracia.

- La Tienda de las Alpargatas:


No sé muy bien por qué, pero me hizo mucha gracia. En plena Gamla Stan, a pocos metros del Palacio Real, rodeada de tiendas de recuerdos hay una tienda artesanal de alpargatas. Alpargatas. En Suecia. Una pena que al lado no haya una de calcetines.

- Españoles por el mundo:


Comenzamos con señales de tráfico. Todas las de Dirección Prohibida son una bandera española.


Bar Celona. Manda huevos que me tenga que ir a Suecia para darme cuenta. Por si hay curiosidad, está detrás del Kulturhuset, en plena Sergels Torg, centro neurálgico de Estocolmo.


Salchichón y jamoncito en el supermercado. Me gusta especialmente el hecho de que los señores distribuidores de Casademont no se sirvan de tópicos facilones para intentar vender un producto español.

- Tómbola sueca:


Chocolatinas en vez de jamones. Debe ser por este tipo de cosas por los que el escandinavo de la canción de Los Petersellers quería ser español. Te jodes primo Hans.

- Paso de cebra para gatos:


En Uppsala me encontré este simpático paso de cebra para gatos. Está frente a la casa-museo dedicada a Pelle Svanslös (Pedro sin cola), personaje central de una serie de libros de cuentos suecos ambientados en Uppsala.



- Skansen, el parque temático de la "suequidad". Es, cuanto menos, curioso y un sitio excelente para visitar si vas con críos. Pero si vas tu solo es un poco coñazo. Las tres primeras granjas del siglo XVIII típicas del sur de Suecia pueden ser interesantes, a partir de la octava te entran ganas de pegarles fuego a todas. Lo bueno es que hay animalitos. Tenía preparada una foto de un alce, pero he decidido no ponerla porque el pobre estaba agonizando y da muy mal rollo.

- Jesus ama Suecia:


Exquisito el detalle de usar las franjas amarillas de la bandera como si fuera una cruz. Como dato extra y completamente irrelevante, esta postal ha sido el inicio de una cruenta guerra cuyo último ataque ha sido un hermafrodita en una sauna finlandesa. No me veo capaz de superar eso.

- Mando Diao en concerto!

Qué suerte que coincidiera un concierto suyo mientras estuve allí. La actuación era en un parque de atracciones en Djurgården y los cacharros estaban funcionando durante el concierto, con la caida libre al lado del escenario. Una pasada.

- Sol de Medianoche.


El cielo a las 1:20 de la mañana. Es lo que tiene el verano tan arriba. En torno al Solsticio (Midsommar lo llaman ellos) prácticamente no anochece. Es bastante confuso, sobre todo a la hora de levantarse. Te crees que ya son las 10 o así y resulta que no son más de las 6.

Y para ir terminando, que se hace tarde, una especialmente tonta que hice en Södertälje:


Vale, pone "Guld", que significa oro. Pero ¿no sería la leche que pusiera "Culo"?

PD.- Se supone que el título del post significa "Desde Suecia con amor". Si no es así y está equivocado, la culpa es de Google Translator.
2 Responses
  1. El blog se te queda pequeño, yo ya empezaría a pensar hacer un Magazzine o una Hora Chanante en youtube. Eres una crack. Soy fan de tu blog <3
    Por cierto... bonito viaje perra! Muai.


  2. Doctora Who Says:

    Si, hombre. Y ya de paso que me contrate Buenafuente como colaboradora, ¿no? Va a ser más bien que eres tu que me ves con demasiados buenos ojos. De todas formas, muchas gracias guapito, eres un sol.