XOXO, Gossip Girl

El jueves que viene Cuatro estrena Gossip Girl, el nuevo drama de adolescentes basado en una serie de libros de una tal Cecily von Ziegesar, que nos trae el creador de The O.C.

La serie nos narra los chismes de un grupo de pijos del elitista barrio del Upper East Side neoyorquino, de la mano de la misteriosa Gossip Girl (hábilmente traducida como "Reina Cotilla"), quien, a través de su blog, se dedica a contar los amores, desamores y, sobre todo, las miserias de los pobres niños ricos de Manhattan.

Puro marketing para llamar la atención, que la serie no es ni tan burra ni tan explícita..


Podría dedicarme a enumerar las razones de por qué esta serie es recomendable y tan adictiva, pero como resulta que estoy resacosa y no me apetece, me voy a centrar sólo en la principal: la gran Blair Waldorf, reina indiscutible del instituto y perraca como hacía tiempo que no veía ninguna.

Blair Waldorf (interpretada por Leighton Meester) es lo que los americanos llaman la Queen Bee (abeja reina): es retorcida, superficial, manipuladora, egoista, calculadora, reencorosa, egocéntrica, prepotente... es tan odiosa que acaba resultando adorable. Sus malvados planes son tremendamente divertidos (sobre todo cuando le salen mal) y sus maquinaciones parecen no tener fin. Derrocha personalidad y mala leche a partes iguales y es, con diferencia, el personaje más interesante de la serie. De hecho, comienza siendo un un poco secundaria para luego ir quitándole protagonismo a la supuesta personaje central, la "soy tan maja que chirrio" Serena Van der Woodsen (Blake Lively).

En el fondo, la chica no es tan mala, sólo pretende sobrevivir en ese mundo de arpías que deben de ser los intitutos americanos, al tiempo que intenta superar sus muchos complejos e inseguridades. Respecto a su vida, su mayor ambición es estudiar en Yale como su padre y, de algún modo, entrar a formar parte de la nobleza. Tiene un novio aparentemente perfecto, Nate Archibald (Chace Crawford, uno de esos tan sumamente guapos que hasta dan asquillo) y un grupo de "amigas wanna bee" (seguimos con el símil de las abejas) que la siguen fielmente pero que no dudan en apuñalarla por la espalda en cuanto tienen ocasión. Y luego está Chuck Bass (Ed Westwick), de quién sólo se puede decir que es Chuck Bass...

Otro de sus puntos destacados es su armario. Como buena hija de una conocida diseñadora de prêt-à-porter, Blair tiene un ropero de ensueño. Con un look apretado y cincuentero y su eterno lazo en el pelo, siempre va monísima, por muy disfrazada que se ponga. Sus estilismos suelen ser lo más comentado de cada episodio y llenan semana a semana webs sobre moda y tendencias. Sólo ella puede llevar un vestido de abuela y bailarinas con calcetines blancos a juego sin parecer una cateta.

Mother mine, espero que eso de los calcetines blancos no se ponga de moda.

Y es que Blair es puro glamour. Cuando se estresa, repite "Grace Kelly" a modo de mantra hasta relajarse. Además vive obsesionada con Desayuno Con Diamantes y sueña con ser Audrey Hepburn. Literalmente. Dos sueños-homenaje de Desayuno con Diamantes y uno de My Fair Lady, a cada cual más cachondo.





En fin, que yo de mayor quiero ser como Blair. Y me despido como la mismísima Gossip Girl (¡que no es otra que Kristen Bell, alias Verónica Mars!)

And who am I? That's a secret I'll never tell... You know you love me.
XOXO Gossip Girl
.
4 Responses
  1. OOHH!!! q gran serie.

    Gossip Girl es GG!!! esto es una señal !!


  2. Desgraciadamente, me parece a mi que lo de GG sería más por Goofie Girl...


  3. Yo qiero ser uno de ellos!!!! Soy un jodido pijo retorcido sin escrupulos frustrado!!!!
    En fin....anda q la musa se pasa x mi blog :p


  4. Entonces eres Chuck Bass, solo que sin pantalones de chandal con camisa, pajarita y chaleco de rayas a juego con los calcetines....

    La perenne bufanda de cuadros si me gusta. Y creo que te quedaría bien:

    http://www.gossipgirlreport.com/wp-content/uploads/2008/12/80314p2-westwick-b-gr-01-gossip-girl-ed-westwick-scarf.jpg